La prisión de Alcatraz ha abierto de nuevo sus puertas al público

La histórica prisión de Alcatraz, situada en la isla del mismo nombre en la bahía de San Francisco, acaba de abrir sus puertas al público.

¡No te preocupes! Nos referimos al final de las renovaciones que se estaban llevando a cabo en la antigua prisión y que han durado más de un año. Además de la restauración y renovación de varios de sus edificios, la antigua “Casa de los Guardas” se ha hecho también a prueba de terremotos.

Así que si quieres huir de la monotonía, prepara tus documentos de viaje (ten a mano un pasaporte válido y la Autorización de Viaje ESTA) y prepárate a disfrutar de una experiencia fascinante.

Alcatraz, una pequeña isla rocosa de aproximadamente 9 hectáreas, situada a unos 2.4 kilómetros de la costa, es una de las atracciones turísticas más visitadas por aquellos que viajan a San Francisco y a la costa oeste, que pueden echar un vistazo al interior de una instalación tan histórica y legendaria. En 1972 el área de Alcatraz se incluyó en el Área Recreativa Nacional del Golden Gate y un año más tarde se convirtió en un destino turístico. Además, debido a su importancia histórica, la isla es de gran interés para los amantes de las aves y de la naturaleza.

La isla (cuyo nombre parece que se debe a las aves marinas que habitaban “la isla de los alcatraces”) se llamó “La Roca” y ha ido cambiando de apariencia y función a lo largo de los años. Los exploradores españoles a finales del siglo XVIII tenían sus ojos puestos en ella y en 1854 se eligió para construir el primer faro de la Costa Oeste cuando el tráfico de barcos en la bahía iba aumentando durante el período de la Fiebre del Oro. El faro fue demolido en 1909 para dar paso a la prisión y se construyó uno nuevo en otro lugar de la isla.

Una posición tan estratégica fue siempre una gran tentación para el ejército, que cuando fortificó por completo la bahía, también construyó un fuerte en Alcatraz. El fuerte se completó en diciembre de 1859, y cuando estalló la guerra civil, Alcatraz estaba considerado como el fuerte militar más grande e importante al oeste del Mississippi, aunque su función defensiva nunca tuviera demasiada importancia.

Más tarde, como ya no se estaban librando más batallas en el área, la estructura se convirtió en una prisión. En la segunda mitad del siglo XIX, el ejército empezó a enviar allí a los soldados que eran culpables de crímenes de guerra. La conversión final en prisión militar tuvo lugar en 1909 cuando las armas se retiraron finalmente de la isla: la mayoría de los edificios que se construyeron después de esta fecha fueron construidos por los mismos prisioneros.

Fue prisión militar hasta 1933, cuando el ejército cedió la isla, incluyendo el fuerte a el Bureau of Prisons (BOP), el organismo del gobierno federal de los Estados Unidos que estaba a cargo de las prisiones. Este período coincidió con la Prohibición cuando el crimen en América alcanzó sus cotas más altas. El gobierno de los Estados Unidos se vió obligado a mandar un mensaje rotundo y decidió que construir una prisión federal moderna de máxima seguridad en una isla pequeña y rocosa era la solución perfecta.

La instalación fue prisión federal desde 1934 a 1963, cuando los costes de mantenimiento se hicieron insostenibles (incluso el agua potable tenía que traerse en botes). Los últimos presos se marcharon de la isla el 21 de marzo de 1963.

Pero, ¿qué tenía esta isla de especial que la hizo tan famosa en libros y películas?

Además de que era muy dificil escapar de ella, la vida en Alcatraz era extremadamente dura.

Los prisioneros (entre ellos, los más famosos fueron Al Capone, que estuvo allí desde 1934 a 1939, y Robert Stroud - Birdman) pasaban casi todo el día en el interior de pequeñas celdas de 1.5 x 3.7 metros (las celdas de aislamiento eran un poco más grandes) y tenían que respetar escrupulosamente las reglas internas de la prisión para tener derecho a las cosas más básicas, como el trabajo o las visitas familiares. De hecho, sólo aquellos que se ganaban ese derecho, podían disfrutar de unas cuantas horas de aire fresco, que pasaban trabajando, ¡teniendo así la posibilidad de estar en la celda tan sólo 19 horas al día! Lo único bueno acerca de Alcatraz es que la comida tenía fama de ser bastante buena.

Si los reclusos querían escapar, después de pasar el férreo control de los guardas, tenían que enfrentarse a las corrientes increíblemente fuertes de la bahía, las mareas y soportar un agua muy fría, que hacían que fuera muy difícil cruzar hasta el continente. Sin embargo, hubo varios intentos de fuga muy famosos: 36 hombres tomaron parte en 14 intentos de escapada, 23 de ellos fueron capturados, seis disparados y dos de ellos se ahogaron en el intento. El intento de fuga más famoso fue el tema de la tan conocida película de Clint Eastwood “La fuga de Alcatraz”, que cuenta las aventuras de Frank Morris y de los hermanos John and Clarence Anglin, que escaparon en junio de 1962, gracias a un plan muy elaborado, y a los que nunca se consiguió localizar. El 2 de mayo de 1946 se recuerda como el primer día de la conocida Batalla de Alcatraz: seis reclusos idearon un plan que desencadenó una revuelta en la prisión, que sólo pudo volver a la normalidad dos días más tarde gracias a la intervención de la policía y de la armada naval.

En menos de treinta años, Alcatraz se convirtió en la prisión más famosa de Estados Unidos.

Después del cierre de la prisión de máxima seguridad en 1963, se continuó hablando de Alcatraz gracias a su ocupación en noviembre de 1969 por un grupo de indios nativos americanos que se hicieron llamar “Indios de Todas las Tribus”, que declararon la isla “Territorio Indio” y llevaron a cabo una protesta para atraer la atención de la opinión pública sobre la difícil situación de los nativos americanos en los Estados Unidos.

La historia de Alcatraz y de aquellos que vivieron allí es realmente fascinante y la prisión se merece una visita completa: Alcatraz Cruises es el website oficial que ofrece el único tour que lleva visitantes a la isla. La visita dura un mínimo de 2 horas y media (incluyendo el ferry que sale del Muelle 33 en San Francisco) y se ofrece la oportunidad de participar en un tour durante el día o por la noche. El tour que se lleva a cabo de noche es el más completo porque permite navegar alrededor de la isla en bote, además de lo que ya incluye el tour estándar que recibe el nombre: “Viajando en el Tiempo: El Tour de la Prisión de Alcatraz”.

Sin embargo, si estás planeando pasar un día en la piel de un recluso o guarda de Alcatraz, ten en cuenta que no hay demasiadas entradas para cada día, y que las plazas disponibles se agotan pronto, por lo que es aconsejable reservarlas a través de la página web oficial.

Sin necesidad de solicitar la Autorización de Viaje con tanta antelación (con 48 horas es suficiente), recuerda que debes solicitar tu Autorización de Viaje ESTA a través de internet, y que es lo único que necesitarás, además de un pasaporte válido, para poder viajar a los Estados Unidos por un máximo de 90 días y darte el lujo de echar un vistazo a una prisión tan famosa.

 

Tramite su solicitud del ESTA

Formulario ESTA en Castellano

Para someter su solicitud ESTA on-line, va a necesitar su pasaporte, dirección de correo electrónico y una tarjeta de crédito o débito válida. Una vez que se verifiquen todos los datos, el documento autorizado ESTA USA es enviado muchas veces dentro de pocos minutos.

La fecha de salida debe ser despues de 30/10/2016.