La reciprocidad en el Programa de Exención de Visa

El Programa de Exención de Visa (VWP, por sus siglas en inglés) permite que los ciudadanos de ciertos países (38 en total) viajen a Estados Unidos sin necesidad de un visado. De manera recíproca, los ciudadanos estadounidenses pueden viajar a cualquiera de estos países sin visado y bajo las mismas condiciones. Pero, en realidad, no es tan sencillo como parece…

Los 38 países que forman parte del Programa de Exención de Visa incluyen a todos los países de la Unión Europea y a otros fuera de la Unión Europea, por ejemplo, Japón y Chile. Los ciudadanos de estos 38 países pueden solicitar una exención de visa, que se conoce normalmente como ESTA (Sistema Electrónico para la Autorización de Viajes). Si la solicitud es aprobada, pueden viajar a Estados Unidos por períodos de hasta 90 días cada vez, por turismo o motivos de negocios, sin necesidad de solicitar un visado.

De igual forma, los ciudadanos de Estados Unidos son elegibles para viajar a estos países sin necesidad de visa, siguiendo los mismos criterios u otros criterios similares. Esto es lo que se conoce como “reciprocidad de visa”. Básicamente, esto significa que si un país concede el beneficio de un Programa de Exención de Visa a otro, este país debería hacer lo mismo con el primero. Y precisamente esto ha sido la causa de bastante controversia trasatlántica en los últimos tiempos.

Esta controversia parece tener su origen en que los ciudadanos de Estados Unidos tienen derecho de viajar a cualquier país de la Unión Europea sin necesidad de visa, mientras que no todos los ciudadanos de la Unión Europea gozan del mismo privilegio. De hecho, no todos los países de la Unión Europea forman parte del Programa de Exención de Visa de Estados Unidos, y a Bulgaria, Croacia, Chipre, Polonia y Rumania no se les ha permitido participar en el programa, por lo que los ciudadanos de Estados Unidos disfrutan de una ventaja injusta. Técnicamente, esto significa que no hay reciprocidad de visa entre estos cinco países de la Unión Europea y Estados Unidos.

Por ello, el mes pasado, tanto la Comisión Europea como el Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos emitieron una declaración conjunta en la que exponían su intención de permitir viajes sin visados ​​a todos los ciudadanos de la Unión Europea. Su declaración subraya el hecho de que conceder este derecho a todos los ciudadanos de la Unión Europea es una prioridad política, y explica por qué esta no es la situación actual.

En resumen, la INA (Ley de Inmigración y Nacionalidad de los Estados Unidos) es la que establece los criterios a los que los países deben adherirse para participar en el Programa de Exención de Visa. Uno de los criterios fundamentales es que el país debe tener una tasa de denegación de visas para visitantes no inmigrantes de menos de un 3% durante el año anterior, es decir, si más de un 3% de las solicitudes de visado temporal de un determinado país para viajar a los Estados Unidos se rechazan, ese país no sería elegible para participar en el programa. Esto se debe a que la piedra angular del programa es que se considera a esos países como de alto valor y bajo riesgo y, por lo tanto, si se rechazan demasiadas solicitudes de visado, eso indica que los ciudadanos de ese país deberían someterse a un escrutinio más en profundidad que el que puede ofrecer el proceso de solicitud online de la autorización de viaje ESTA.

Además de las tasas de éxito de las solicitudes de visados, otros criterios fundamentales para participar en el Programa de Exención de Visa son las tasas de migración, problemas de seguridad, derechos humanos, fronteras y protección. Algunos aspectos relacionados con estos criterios son las razones principales por las que Bulgaria, Croacia, Chipre, Polonia y Rumania no han podido participar todavía en el programa. La declaración conjunta explica cómo la Unión Europea y sus estados miembros colaborarán con Estados Unidos para “mejorar la cooperación en materia de seguridad” con el fin de ayudar a que estos cinco países puedan avanzar más rápidamente y cumplir con los requisitos que actualmente les impiden participar en el Programa de Exención de Visa.

Una gran parte de esta “cooperación en materia de seguridad” consiste en la compartición de información, que ya ha sido implementada en gran medida a nivel internacional, y que es un requisito fundamental para participar en el Programa de Exención de Visa. La declaración establece cómo la cooperación entre Estados Unidos y la Unión Europea debe reforzarse en áreas relacionadas con el proceso de escrutinio de los viajeros y la compartición de información, incluyendo el intercambio de datos biométricos para fines legales e inmigratorios (algo que, como estamos viendo, está avanzando rápidamente a medida que la tecnología evoluciona).

Entonces, ¿por qué los órganos de gobierno de la Unión Europea y Estados Unidos se han puesto de acuerdo ahora para declarar su intención de incluir a estos países en el programa? ¿Por qué ha de importarle a Estados Unidos si ciertos países son o no elegibles para formar parte del programa? Para entender esto, hemos de retroceder unos meses…

Antes de esta declaración conjunta, la Comisión de la Unión Europea había declarado que se vería obligada a suspender las exenciones de visado para los ciudadanos estadounidenses por un período de un año si los Estados Unidos no permitían a Bulgaria, Croacia, Chipre, Polonia y Rumania entrar en el Programa de Exención de Visa en un plazo de dos meses. Esta ventana de dos meses seguía a un período de dos años, durante el cual ya se había pedido en vano a Estados Unidos que incluyera a estos cinco países en el programa.

Por supuesto, ni los Estados Unidos ni la Unión Europea quieren que las exenciones de visa se suspendan entre las dos regiones. En lo que respecta a la Unión Europea, si los visados fueran obligatorios para los ciudadanos estadounidenses, el turismo sufriría notablemente. Al ser una de las pocas industrias en las que continuamente se crean nuevos empleos y se generan nuevos ingresos, añadir la “barrera de visados” tendría un gran impacto en la industria del turismo entre los estados miembros de la Unión Europea. De igual manera, en lo que respecta a Estados Unidos, si la Unión Europea impidiera los viajes sin visados, los Estados Unidos se verían comprensiblemente inclinados a tomar la misma medida, haciendo honor a la reciprocidad de visa. Si esto llegara a materializarse, también ellos perderían las grandes oportunidades de turismo que la ESTA y el Programa de Exención de Visa facilitan en la actualidad (por un valor aproximado de 50 miles de millones de dólares al año). Si se hiciera realidad la amenaza de la Unión Europea de implementar la necesidad de visados obligatorios, ¿podrían realmente permitírselo a ambos lados del Atlántico?

Y se preguntará, ¿y no sería posible que solo estos cinco países requieran que los ciudadanos estadounidenses soliciten un visado, en lugar de toda la Unión Europea? Y la respuesta es que una solución así no sería factible dentro de la Unión Europea donde, al tratarse de un territorio de fronteras abiertas e incluso si se pasaran por alto los acuerdos geopolíticos establecidos en la actualidad, sería una auténtica pesadilla logística implementar una medida similar.

Y, por eso mismo, el objetivo detrás de la declaración de la Unión Europea de hace unos meses era conseguir que estos cinco países se incluyeran en el Programa de Exención de Visa y no establecer requisitos de visado adicionales para nadie. Está claro que a los Estados Unidos les gustaría lo mismo, pero, por supuesto, no pueden romper sus propias reglas para admitirles en el programa.

 

Entonces, ¿qué ocurrirá ahora?

La declaración conjunta de la Comisión de la Unión Europea y del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos indica que el cumplimiento de los criterios de admisión en el Programa de Exención de Visa (VWP) por parte de estos cinco países será monitorizado cuidadosamente y tratado en las próximas reuniones de funcionarios de asuntos internos de alto rango. Además, también se llevarán a cabo lugar reuniones técnicas periódicas entre estos cinco países de la Unión Europea, Estados Unidos y la Unión Europea, con el objetivo de acelerar el proceso y garantizar que se cumplen todos los requisitos.

Mientras tanto, no hay cambios en el Programa de Exención de Visa como tal. Los ciudadanos de los 38 países miembros todavía tienen derecho a solicitar la ESTA usando el formulario de solicitud online. En un plazo de 24 horas tras el envío de la solicitud, se les informará del estado de la aprobación a través de correo electrónico. Si se aprueba la solicitud, podrán visitar Estados Unidos, como turistas o en viaje de negocios, por períodos de hasta 90 días en cada viaje.

La autorización de viaje ESTA es válida desde el día en que se aprueba y durante un período de dos años. La única circunstancia en la que la ESTA es válida por un período inferior a dos años es si el pasaporte del solicitante caduca durante ese período. Esto es así porque la ESTA está estrechamente vinculada al pasaporte concreto que se utilizó en el momento de realizar la solicitud y a todos los detalles incluidos en él, por lo que si va a solicitar la ESTA y el período de vigencia de su pasaporte es inferior a dos años, sería una buena idea solicitar un nuevo pasaporte antes de procesar la solicitud. Así podrá sacar el máximo provecho de su autorización de viaje ESTA y evitar el tener que solicitarla de nuevo dentro de los dos años siguientes a la presentación de su solicitud.

Sin embargo, parece que se está progresando de manera relativamente rápida para conseguir la reciprocidad completa entre la Unión Europea y los Estados Unidos, y esperamos poder informarle de nuevas actualizaciones muy pronto. Mientras tanto, ¡asegúrese de que tiene todos sus documentos de viaje organizados y actualizados, para que pueda disfrutar de un viaje americano divertido y sin contratiempos este verano!

Tramite su solicitud del ESTA

Formulario ESTA en Castellano

Para someter su solicitud ESTA on-line, va a necesitar su pasaporte, dirección de correo electrónico y una tarjeta de crédito o débito válida. Una vez que se verifiquen todos los datos, el documento autorizado ESTA USA es enviado muchas veces dentro de pocos minutos.

La fecha de salida debe ser despues de 01/10/2020.